FEBBRIFUGO IPPOCASTANO - Hotel Antico Convento San Francesco Bagnacavallo

FEBBRIFUGO IPPOCASTANO.

Es el más grande de los tres árboles en el claustro del setecientos, el castaño de indias ha estado aquí por mucho tiempo, incluso antes que nosotros.

Es silencioso y exuberante, vestido con flores blancas en primavera, verde oscuro en verano y frutas «locas» de óxido amarillo en otoño.

El nombre de la especie proviene del griego ἵππος hipopótamos, caballos y castañones, castaños, debido al uso de sus frutos como alimento estimulante para los caballos y como antiinflamatorio.

Además, en el pasado, la corteza se usaba como febrífugo: de ahí la creencia popular de llevar una «castaña loca (o india)» como un talismán contra el contagio de los resfriados.

En la sala Febbrifugo Ippocastano, los tonos profundos del marrón y el cielo plomizo están iluminados por la luz que se filtra a través de la ventana: una atmósfera para disfrutar sentado en el gran sillón azul y desde el que admirar el árbol con su gruesa corona.

Los muebles hechos a mano en madera natural y hierro recuerdan la esfera de la naturaleza y la caballería: un bosque como cabecero para la cama, herraduras de caball que vuelan hacia la luz y pequeños objetos vintage que recuerdan la memoria histórica. Guárdame … y llévame contigo.